Consejos para prevenir enfermedades relacionadas con el calor

0
222

Use ropa adecuada: elija ropa liviana, holgada y de colores claros.
Manténgase fresco en interiores: permanezca en un lugar con aire acondicionado tanto como sea posible. Si su casa no tiene aire acondicionado, vaya al centro comercial oa la biblioteca pública; incluso pasar unas pocas horas en el aire acondicionado puede ayudar a que su cuerpo se mantenga más fresco cuando vuelva al calor. Llame a su departamento de salud local para ver si hay refugios para aliviar el calor en su área.
Tenga en cuenta: Los ventiladores eléctricos pueden brindar comodidad, pero cuando la temperatura está por encima de los 90 grados, no evitarán las enfermedades relacionadas con el calor. Tomar una ducha o un baño fresco o trasladarse a un lugar con aire acondicionado es una forma mucho mejor de refrescarse. Use menos la estufa y el horno para mantener una temperatura más fresca en su hogar.
Programe las actividades al aire libre con cuidado: trate de limitar su actividad al aire libre a los momentos más frescos, como las horas de la mañana y la tarde. Descanse con frecuencia en áreas sombreadas para que su cuerpo tenga la oportunidad de recuperarse.
Controle su ritmo: reduzca el ejercicio durante el calor. Si no está acostumbrado a trabajar o hacer ejercicio en un ambiente caluroso, comience lentamente y acelere el ritmo gradualmente. Si el esfuerzo en el calor hace que su corazón se acelere y le deje sin aliento, DETENGA toda actividad. Diríjase a un área fresca oa la sombra y descanse, especialmente si se siente mareado, confundido, débil o desmayado.
Use protector solar: las quemaduras solares afectan la capacidad de su cuerpo para enfriarse y pueden deshidratarlo. Si debe salir al aire libre, protéjase del sol con un sombrero de ala ancha, gafas de sol y colocándose protector solar con FPS 15 o superior 30 minutos antes de salir. Continúe aplicándolo de acuerdo con las instrucciones del paquete.
Consejo: busque protectores solares que digan “amplio espectro” o “protección UVA / UVB” en sus etiquetas; estos productos funcionan mejor.
No deje a los niños en los automóviles: los automóviles pueden calentarse rápidamente a temperaturas peligrosas, incluso con una ventana abierta. Si bien cualquier persona que se quede en un automóvil estacionado está en riesgo, los niños corren un riesgo especial de sufrir un golpe de calor o morir. Cuando viaje con niños, recuerde hacer lo siguiente:
Nunca deje bebés, niños o mascotas en un automóvil estacionado, incluso si las ventanas están abiertas.
Para recordar que hay un niño en el automóvil, mantenga un animal de peluche en el asiento del automóvil. Cuando el niño esté abrochado, coloque el animal de peluche en la parte delantera con el conductor.
Al dejar su automóvil, asegúrese de que todos estén fuera del automóvil. No pase por alto a los niños que se han quedado dormidos en el coche.
Evite las comidas calientes y pesadas: ¡Añaden calor a su cuerpo!

Mantente hidratado
Beba muchos líquidos: Beba más líquidos, independientemente de su nivel de actividad. No espere hasta tener sed para beber.
Advertencia: si su médico limita la cantidad que bebe o le pide diuréticos, pregunte cuánto debe beber mientras hace calor.
Manténgase alejado de las bebidas muy azucaradas o alcohólicas, ya que en realidad le hacen perder más líquido corporal. Evite también las bebidas muy frías, porque pueden provocar calambres de estómago.
Reemplace la sal y los minerales: la sudoración intensa elimina la sal y los minerales del cuerpo que necesitan ser reemplazados. Una bebida deportiva puede reemplazar la sal y los minerales que pierde con el sudor.
Si sigue una dieta baja en sal, tiene diabetes, presión arterial alta u otras afecciones crónicas, hable con su médico antes de beber una bebida deportiva o tomar tabletas de sal.
Mantenga a sus mascotas hidratadas: proporcione mucha agua fresca para sus mascotas y deje el agua en un área sombreada.

Mantente informado
Busque actualizaciones: consulte las noticias locales para conocer las alertas de calor extremo y los consejos de seguridad, y para conocer los refugios de enfriamiento en su área.
Conozca los signos: conozca los signos y síntomas de las enfermedades relacionadas con el calor y cómo tratarlas.
Use un sistema de compañeros: cuando trabaje en el calor, controle la condición de sus compañeros de trabajo y pídale a alguien que haga lo mismo por usted. Las enfermedades inducidas por el calor pueden hacer que una persona se confunda o pierda el conocimiento. Si tiene 65 años o más, pídale a un amigo o familiar que lo llame dos veces al día durante una ola de calor. Si conoce a alguien en este grupo de edad, verifique cómo está al menos dos veces al día.
Controle a las personas en alto riesgo: aunque cualquier persona en cualquier momento puede sufrir una enfermedad relacionada con el calor, algunas personas tienen un riesgo mayor que otras:
Bebés y niños pequeños
Personas de 65 años o más
Personas con sobrepeso
Personas que se esfuerzan demasiado durante el trabajo o el ejercicio.
Personas que están físicamente enfermas, especialmente con enfermedades cardíacas o presión arterial alta, o que toman ciertos medicamentos, como para la depresión, el insomnio o la mala circulación.
Visite a los adultos en riesgo al menos dos veces al día y obsérvelos de cerca para detectar signos de agotamiento por calor o insolación. Los bebés y los niños pequeños, por supuesto, necesitan una vigilancia mucho más frecuente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here