Tiroteo en Brooklyn: más de 20 heridos, incluidos 10 baleados, en ataque al metro

0
154

Un hombre armado con una máscara de gas llenó un vagón del metro de Nueva York lleno de humo negro espeso de un bote y abrió fuego contra los pasajeros de la hora pico de la mañana, hiriendo a más de 20, incluidos 10 con heridas de bala.

Una persecución estaba en marcha el martes después de que el tirador, descrito como un hombre negro de complexión pesada de unos 5 pies y 5 pulgadas de altura, con un chaleco verde tipo construcción y una sudadera gris con capucha, huyó de la escena del tiroteo. Los oficiales estaban buscando un camión U-Haul con una placa de Arizona hasta el martes por la tarde, dijo la policía a varios medios de comunicación, y el vehículo fue encontrado más tarde.

Los pasajeros heridos sufrieron heridas de bala, inhalación de humo y los efectos físicos del pánico. No se informó que nadie estuviera en condiciones potencialmente mortales.

Joe Biden dijo el martes por la tarde: “No vamos a aflojar hasta que encontremos al perpetrador”. Agradeció a los socorristas profesionales y a los civiles que se apresuraron a ayudar a sus compañeros de viaje en medio del pánico.

El presidente estadounidense habló en un evento en Iowa, mientras el alcalde de Nueva York, Eric Adams, indicaba que las autoridades se preparaban para compartir la identidad del pistolero, que aún estaba prófugo.

El martes por la mañana, fotografías gráficas y clips publicados en las redes sociales mostraron las escenas traumáticas en la plataforma de la estación de la calle 36 en el vecindario Sunset Park de Brooklyn alrededor de las  8:30 a.m. Los pasajeros heridos fueron vistos acostados mientras otros administraban torniquetes para evitar el sangrado de sus piernas.

Otra imagen del teléfono mostró sangre manchada dentro del vagón del tren y hacia el andén, lo que indica dónde un pasajero había sido arrastrado a un lugar seguro. Las imágenes capturaron a los pasajeros gritando mientras se apresuraban a escapar del tirador.

Biden agregó que él y la primera dama, Jill Biden, estaban “orando por todos los afectados por este trauma”.

En una conferencia de prensa, el comisionado de la policía de la ciudad de Nueva York, Keechant Sewell, describió los eventos que comenzaron poco antes de las 8:24 a.m. cuando un tren N con destino a Manhattan viajaba entre las estaciones de las calles 59 y 36.

“Un individuo en ese tren se puso lo que parecía ser una máscara de gas”, dijo Sewell. “Luego sacó un bote de su bolso y lo abrió”.

Sewell continuó: “El tren en ese momento comenzó a llenarse de humo. Luego abrió fuego, golpeando a varias personas en el metro y en la plataforma”.

El comisionado dijo que no había un motivo conocido para las acciones del sospechoso. Trató de calmar los nervios entre los neoyorquinos al decir que el tiroteo no estaba siendo investigado como un acto de terrorismo, pero más tarde dijo que “no descartaba nada”.

Agentes de la fuerza de tarea conjunta contra el terrorismo estaban en la escena, junto con oficiales del FBI y la policía de Nueva York. Biden y el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, fueron informados.

El ataque trajo miedo y caos a la ciudad de Nueva York. Los testigos dijeron que habían escuchado tantos disparos que perdieron la cuenta. Otros dijeron que el tiroteo sonó como fuegos artificiales o estallidos, causando confusión entre los pasajeros.

Yav Montano, quien estaba dentro del vagón mientras se desarrollaba el ataque, compartió con CNN un video de 10 segundos que había capturado cuando el tren se acercaba a la estación de la calle 36. Se podía escuchar a la gente gimiendo y tosiendo y se les veía cubriéndose la cara contra el humo espeso.

Montano dijo que una granada de humo había sido liberada unos dos minutos antes de que el tren llegara a la estación. El ruido estalló y se agachó en el suelo en un intento de protegerse.

“No me di cuenta de que estaba filmando para empezar”, dijo Montano. “Sonaba como petardos, o un montón de estallidos dispersos”.

Montano estimó que había entre 40 y 50 pasajeros en el vagón.

“Había algunas personas cuyos pantalones estaban cubiertos de sangre”, dijo, y agregó que había sangre en el piso.

“Todo lo que vi fue gente pisoteándose unos a otros, pisoteándose unos a otros, tratando de entrar por la puerta, que estaba cerrada con llave, y solo mucho pánico”.

El pasajero dijo que el tren había disminuido la velocidad hasta detenerse poco antes de llegar a la estación de la calle 36.

“Fue entonces cuando ocurrió el caos. Gracias a Dios el tren se movió, porque no sé qué hubiera pasado de otra manera”, dijo.

Otras imágenes gráficas fueron grabadas cuando el tren N se detuvo. Cuando sus puertas se abrieron, el humo salió, seguido de pasajeros, algunos gritando, otros tropezando y cayendo a la plataforma. Las imágenes telefónicas mostraron sangre en el piso del automóvil.

Más tarde, hubo informes de que se había encontrado el arma, una pistola Glock, que se había atascado durante el incidente, en medio de informes de que la investigación se vio obstaculizada por las cámaras de seguridad de la estación que no funcionaban.

Nueva York ha estado lidiando con incidentes violentos de alto perfil en el metro, lo que llevó al relativamente nuevo alcalde a reforzar las patrullas policiales.

Adams, quien se está autoaislando con Covid, dijo: “No permitiremos que los neoyorquinos sean aterrorizados, ni siquiera por un solo individuo”.

Kathy Hochul, la gobernadora de Nueva York, dijo a los periodistas: “Decimos: ‘No más’. No más tiroteos masivos, no más vidas perturbadoras, creando angustia para las personas. Estamos hartos y cansados de leer titulares sobre crímenes. Tiene que parar”.

A medida que la persecución se puso en marcha, los oficiales se desplegaron por el vecindario de Sunset Park, un área en gran parte de clase trabajadora con grandes poblaciones de ascendencia hispana y china. Las escuelas fueron cerradas.

Los oficiales de bomberos de Nueva York dijeron que estaban buscando hasta cuatro dispositivos sin detonar, pero luego confirmaron que no había dispositivos explosivos activos.

Al menos 21 pasajeros heridos fueron tratados en el hospital NYU Langone de Brooklyn, dijo un portavoz de la instalación, Lacy Scarmana. Hasta el martes por la tarde, 10 habían sido dados de alta, y 11 permanecían en relativamente buenas condiciones,  dijo Scarmana.

Un comunicado del hospital presbiteriano de Nueva York dijo que el personal allí trató a otras tres personas heridas en el tiroteo del metro de la mañana. Todos estaban en relativamente buenas condiciones médicas hasta el martes por la tarde, dijo un portavoz del hospital, Tony Chau, en un comunicado.

Los bomberos dijeron que habían llevado a 17 víctimas, incluidas aquellas con heridas de bala, de la escena del ataque al metro a los hospitales locales. Se informó que cinco estaban en estado crítico pero estable. Otros llegaron a esas instalaciones por su cuenta.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here