Ecuador se niega a poner fin al estado de emergencia; 18 policías desaparecidos tras ataque

0
297

QUITO, ECUADOR —

Ecuador se negó el miércoles a poner fin a su estado de emergencia y dijo que 18 policías estaban desaparecidos tras un ataque de manifestantes indígenas contra una estación de policía en la región amazónica oriental.

Dos personas murieron en la protesta de 10 días en la que el gobierno declaró la emergencia en seis de los 24 departamentos de Ecuador tras violentos enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Alrededor de 90 civiles y 100 miembros de las fuerzas de seguridad han resultado heridos en enfrentamientos, mientras que el ministro del Interior dijo que 18 oficiales estaban desaparecidos tras el ataque en la ciudad amazónica de Puyo.

Otros seis agentes resultaron gravemente heridos y tres más fueron detenidos por los manifestantes, dijo Patricio Carrillo.

Un manifestante también murió en el ataque en Puyo, a cinco horas en automóvil al sur de Quito, dijo el gobierno el martes por la noche.

“La turba comenzó a prender fuego con la policía aún dentro de patrullas, comenzó a saquear, quemar instalaciones público-privadas como el Banco Guayaquil, Cruz Roja, hasta que terminaron incendiando las instalaciones policiales en el centro de la ciudad”, dijo Carrillo.

Condiciones para el diálogo

El presidente Guillermo Lasso ha propuesto el diálogo con la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), que convocó las protestas, en un intento por poner fin a la escalada de violencia.

Pero el líder de la CONAIE, Leonidas Iza, dijo que las conversaciones estaban condicionadas a la derogación del estado de emergencia y la “desmilitarización” de un parque público en Quito que es un punto de reunión tradicional para los pueblos indígenas, pero que actualmente está bajo el control de las fuerzas de seguridad.

“No podemos levantar el estado de excepción porque eso dejaría a la capital indefensa, y ya sabemos lo que pasó en octubre de 2019, y no lo vamos a permitir”, dijo el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, al canal Teleamazonas.

La CONAIE lideró dos semanas de protestas a nivel nacional en 2019 en las que murieron 11 personas y más de 1.000 resultaron heridas, generando además pérdidas por 800 millones de dólares.

En la capital, Quito, manifestantes indígenas ocuparon el Congreso, incendiaron la contraloría y dañaron propiedades públicas y privadas.

‘Siéntate y habla’

La capital vuelve a ser el epicentro de las protestas.

La CONAIE, que ha movilizado al menos a 10.000 personas en Quito, cientos de las cuales se han enfrentado con las fuerzas de seguridad en los últimos días, quiere que el gobierno baje los precios de los combustibles.

“No es el momento de poner más condiciones, de hacer más exigencias. Es el momento de sentarse y hablar”, dijo Jiménez.

“Desafortunadamente, ha habido una pérdida accidental de vidas, de acuerdo con la información que tenemos, y no podemos seguir esperando”.

Un manifestante indígena murió después de ser “golpeado en la cara, aparentemente con una bomba de gas lacrimógeno”, el martes después del “enfrentamiento” con las fuerzas de seguridad en Puyo, dijo a la AFP un abogado de la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos.

La policía dijo que “se presumía que la persona murió como resultado del manejo de un artefacto explosivo”.

Investigación de asesinato

Otro manifestante murió el lunes después de caer en un barranco en las afueras de Quito, y la policía afirmó que también fue un accidente.

Sin embargo, el ministerio público ha abierto una investigación de asesinato.

La alianza dijo que 90 personas habían resultado heridas y 87 arrestadas desde que comenzaron las protestas el 13 de junio.

La policía dijo que 101 oficiales y personal militar habían resultado heridos, y otros 27 fueron detenidos temporalmente por manifestantes.

Dijo que 80 civiles habían sido arrestados.

Quito estaba relativamente tranquilo el miércoles por la mañana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here