Número de muertos en hotel de La Habana a 31 mientras perros buscan sobrevivientes

0
386

LA HABANA —

El número de muertos por una poderosa explosión en un hotel de lujo en la capital de Cuba aumentó a 31 el domingo por la noche mientras los equipos de búsqueda con perros cazaban entre los escombros del icónico edificio del siglo 19 en busca de personas aún desaparecidas.

El Hotel Saratoga, un hotel de cinco estrellas y 96 habitaciones en La Habana Vieja, se preparaba para reabrir después de haber estado cerrado durante dos años cuando una aparente fuga de gas se encendió, volando las paredes exteriores en las concurridas calles de media mañana a solo una cuadra del edificio del Capitolio del país el viernes.

Varias estructuras cercanas también fueron dañadas, incluyendo el histórico Teatro Martí y la Iglesia Bautista Calvario, sede de la denominación en el oeste de Cuba. La iglesia dijo en su página de Facebook que el edificio sufrió “daños estructurales significativos, con varias paredes y columnas colapsadas o agrietadas (y) el techo parcialmente colapsado”, aunque ningún trabajador de la iglesia resultó herido.

Al dar a conocer los nombres de los fallecidos, el Ministerio de Sanidad dijo que entre los muertos había cuatro menores de edad, una mujer embarazada y un turista español, cuyo acompañante resultó gravemente herido.

El ministerio también dijo que 54 personas resultaron heridas, con 24 hospitalizadas. Anteriormente reportó 85 heridos, pero ese recuento resultó incluir a los muertos por la explosión.

Diecinueve familias habían reportado personas desaparecidas hasta el sábado por la noche, pero las autoridades no dijeron el domingo si el número había cambiado.

Las autoridades dijeron que la causa de la explosión en el hotel propiedad del Grupo de Turismo Gaviota aún estaba bajo investigación, pero creían que fue causada por una fuga de gas. Una gran grúa izó un camión cisterna de gas carbonizado de los escombros el sábado.

Los entierros de las víctimas habían comenzado, dijeron las autoridades municipales, mientras que algunas personas aún esperaban noticias de amigos y familiares desaparecidos.

“Esperamos que se sepa algo sobre la madre de mi primo”, dijo Angela Acosta a The Associated Press cerca del lugar de la explosión. Su pariente, María de la Concepción Alard, vivía en un apartamento contiguo al hotel con un labrador negro, que fue rescatado junto con otro perro el domingo.

Las cuadrillas han trabajado para limpiar las calles alrededor del hotel y para el sábado por la noche, se había reanudado el tráfico peatonal sustancial.

“Hay madres que hoy están sin sus hijos”, dijo el domingo Matha Verde, una manicurista que caminaba cerca de Saratoga, cuando se celebró el Día de la Madre en Cuba. Dijo que les dice a las mujeres que perdieron a sus hijos o hijas en la explosión que “tienen que seguir adelante”.

La explosión se sumó a los problemas de una industria turística crucial que había sido sofocada por la pandemia de coronavirus, así como a las sanciones más estrictas impuestas por el ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump y mantuvo en su lugar a la administración Biden. Esas visitas limitadas de turistas estadounidenses a las islas y restringieron las remesas de los cubanos en los Estados Unidos a sus familias en Cuba.

El turismo había comenzado a reactivarse un poco a principios de este año, pero la guerra en Ucrania desinfló un auge de visitantes rusos, que representaron casi un tercio de los turistas que llegaron a Cuba el año pasado.

El Saratoga, que había sido cerrado por la pandemia, era uno de los alojamientos de élite en La Habana, a menudo albergando a vips y celebridades visitantes. Su dueño es uno de los negocios del ejército cubano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here