Deslizamiento de tierra en Ecuador: al menos 24 muertos tras derrumbe de ladera en la capital Quito

0
359

Una ladera debilitada por la lluvia se derrumbó en la capital de Ecuador, Quito, barriendo casas y un campo deportivo y matando al menos a 24 personas, dijeron funcionarios de la ciudad.

El Departamento de Seguridad de Quito también dijo el martes que 32 personas resultaron heridas y ocho casas se derrumbaron, con más daños.

Los vecinos se unieron a los trabajadores de rescate en la búsqueda de sobrevivientes del desastre que golpeó después de casi 24 horas de lluvia.

La tormenta estaba golpeando afuera cuando Imelda Pacheco dijo que sintió que su casa se movía como si un terremoto hubiera golpeado. De repente, el agua y las rocas comenzaron a entrar a través de puertas y ventanas y ella huyó antes de que el edificio fuera destruido.

“Apenas tuve tiempo de agarrar la mano de mi hijo de cuatro años y corrí a las escaleras, a la terraza. De repente, las paredes de enfrente y a un lado desaparecieron”, dijo a Associated Press.

“Gritamos a los vecinos en el primer piso, pero el agua se llevó a la madre y a la hija”, dijo, de pie ante las ruinas de su casa.

“Pensé que iba a morir con mi hijo. Lo abracé fuerte y nos sacudimos, creo que por el frío y el miedo… Apenas sobrevivimos”, agregó.

Olas de lodo, de unos tres metros (10 pies) de altura, se llevaron vehículos, motocicletas, contenedores de basura y otros escombros en los barrios de La Gasca y La Comuna debajo de las laderas de la  montaña Ruco Pinchincha.

Cuando comenzó el rescate, la policía pidió silencio para que se escucharan los gritos de los atrapados.

El alcalde de Quito, Santiago Guarderas, dijo que las intensas lluvias habían saturado los suelos, provocando el deslizamiento de tierra.

Olas más pequeñas de agua fangosa continuaron cayendo el martes por la mañana junto a los residentes que intentaban mover piedras, troncos de árboles y escombros. Un taxi volcado y otros vehículos quedaron parcialmente enterrados en el barro en un campo deportivo.

“Lo he perdido todo. No tengo nada. Todo ha terminado”, dijo Laura Quiñónez, de 65 años, quien se paró junto a una ambulancia mientras sus vecinos intentaban recuperar los electrodomésticos de sus casas destruidas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here